MISIONES

Imprimir

 

Derrumbe en Av. Reducto - Miraflores

Eran las 11 de la mañana del miércoles 30 de abril del 2008, cuando repentinamente las calzaduras de un edificio en construcción se desplomaron sepultando 4 trabajadores que se encontraban laborando en el lugar. Este derrumbe de similares características al de Jr. Italia socavo los cimientos de la vivienda colindante, rajando completamente su estructura y generando un potencial riesgo de colapso sobre el área de búsqueda, produciendo pequeños derrumbes que ponían en riesgo la labor de los rescatistas y perros.   

Una vez mas los canes Duncan y Mística fueron llevados al lugar para determinar la ubicación exacta de las victimas atrapadas bajo 4 y hasta 6 metros de escombros y tierra.
Ya en la zona de desastre, el Golden Retriever Duncan fue el primero en señalar la presencia de los 4 obreros, siendo confirmados por la perra Mística. Lamentablemente ninguno de ellos fue hallado con vida.


El fin de las operaciones se dio a las 23:20 horas.

 

Derrumbe en el Jr. Italia - La Victoria

A las 09:10 minutos de la mañana del 12 de Diciembre del 2007, el derrumbe de las calzaduras de un edificio en construcción sepultó bajo seis metros de tierra y concreto a  9 obreros que trabajaban en el lugar.


Diversas unidades del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú fueron  enviadas al lugar, pero dada la complejidad del desastre, fue activado el Grupo USAR-PERÚ ( Bomberos )y  su unidad canina de búsqueda y rescate (Equipo K-9).


Una ahora después se hicieron presentes en el lugar los canes Duncan y Mística con sus respectivos guías, quienes de inmediato iniciaron la  búsqueda y ubicación de las víctimas. El primero en ingresar fue el experimentado Duncan, que uno a uno fue marcando con precisión los puntos donde se hallaban sepultados los obreros. Seguidamente lo hizo la Golden Retriever Mística que confirmó la primeras marcaciones.  Cabe señalar que de la primera y mas intensa marcación que efectuaran los perros y  tras casi 12 horas de ardua labor,  rescatistas del Grupo USAR pudieron rescatar con vida a uno de los trabajadores. Posteriormente y siempre utilizando a estos canes para continuar confirmando las primeras marcas, se  fueron recuperando los cuerpos de las otras ocho víctimas restantes,  El fin de las operaciones se dio a las 16:20 horas del día siguiente.


La exitosa labor efectuada por estos perros mereció el elogio y reconocimiento de todos los medios de comunicación locales así como de la población en general.

 

Terremoto de Pisco

A las 18:40 horas del miércoles 15 de Agosto del 2007, un terremoto de magnitud 7.9 en la escala de Richter sacudió el sur del país, siendo la ciudad de Pisco la mas afectada por el movimiento telúrico.


De inmediato, el Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú (CGBVP)  puso en marcha su protocolo para casos de desastre y activó al Grupo USAR- PERÚ, unidad especializada en la búsqueda y rescate de víctimas atrapadas en estructuras colapsadas, espacios confinados, etc.

 

Poco más de dos horas después de ocurrido el sismo, un equipo de avanzada de esta unidad se encontraba camino a la zona de desastre.
Al romper el alba, el  CGBVP ya había establecido el Puesto de Comando y los efectivos USAR, acompañados de perros especialmente entrenados para estas labores trabajaban incansablemente en la búsqueda de personas atrapadas bajo toneladas de escombros de esta devastada ciudad.

 

Cerca de la mitad de los efectivos USAR, junto a Duncan, el mas experimentado de los perros de rescate, concentró sus esfuerzos entre los escombros de la iglesia San Clemente , donde al momento del sismo se encontraban en su interior cerca de 200 personas.

 

Por otro lado, el grueso del contingente de Bomberos al lado del resto de efectivos USAR acompañados de Valentina y Mística realizaban agotadoras jornadas de búsqueda al interior de un sin número de viviendas y edificios colapsados, mientras que decenas de replicas del sismo amenazaban con sepultar a los equipos de rescate o  terminaban por derrumbar lo que aún quedaba en pie.

 

De entre los escombros de la Iglesia San Clemente y de los cientos de estructuras colapsadas en el resto de la ciudad se rescataron con vida a 02 personas y se recuperaron cerca de 200 cadáveres.

 

Los perros fueron un recurso fundamental en estas operaciones y estuvieron a la altura de la enorme tarea y responsabilidad que recayó sobre ellos durante los primeros días.

 

El saldo final fue de 595 muertos, 318 desaparecidos, 76 mil viviendas afectadas y casi 320 mil damnificados. Resulta importante señalar que estos hombres y mujeres de rojo dedicaron su escaso tiempo de descanso a rescatar y curar  a un considerable número de mascotas que también quedaron atrapadas entre los escombros.

 

Luego de casi una semana en la zona de desastre, el Grupo USAR-PERÚ fue relevado por otro contingente de Bomberos y organizaciones de ayuda nacional y extranjera.

 

Derrumbe de Chosica

El lunes 19 de marzo del 2007 a las 07:30 horas,  el derrumbe del talud contiguo a una galería comercial y parte de la estructura de la misma sepultó a 4 obreros que trabajaban en la excavación de una zanja.  A fin de ubicar con prontitud a las víctimas, los canes Valentina y Duncan fueron utilizados para este fin. Logrado este objetivo, se introdujo un “search cam” con la finalidad de evaluar las condiciones en las que se encontraban las víctimas, posición y riesgos potenciales.


Ante la dificultad de efectuar apuntalamientos o remover los escombros por la posibilidad de un nuevo colapso, se optó por cavar un túnel,  de seis metros de largo y dos metros de profundidad para llegar por debajo de una de las víctimas y extraerla.


El fin de las operaciones se dio a las 22:20 horas con el rescate de 2 personas y la recuperación de 2 cuerpos.

 

Alud en San Ramón - Chanchamayo

A las once de la noche del domingo 21 de Enero del 2007, un alud de enormes proporciones sepultó el asentamiento humano “Las Malvinas” ubicado en las afueras de San Ramón  (Junín), dejando cientos de damnificados y decenas de desaparecidos bajo miles de toneladas de lodo, árboles y escombros que alcanzaban más de  4 metros de altura. Un equipo de siete (07) rescatistas y tres (03) perros pertenecientes al Grupo USAR-PERÚ  se hicieron presentes durante casi una semana para ayudar en la tarea de búsqueda y recuperación de cuerpos.